jueves, 11 de febrero de 2010

Sarah Valerio


Como son las cosas, cómo suceden y de qué forma... Un día tuve una curiosidad de pasar por un blog, que me llamó la atención el nombre de tal, (http://www.sentirdenuevo.blogspot.com/)... Y me encantó... Sus expresiones, amor y sobre todo sinceridad.
Después de eso hubo un contacto que desde entonces jamás ha dejado de ser.

Ella está siempre ahí, presente constante, a pesar de la distancia y del mar que nos separa... Me llegan sus palabras, sus mimos, y algo que me encanta de ella, su apoyo, en lo moral y personal... Es increíble como dos personas sin conocerse pueden hacer tanta química, eso pensé en aquel entonces...

Pero qué pasó el 23 de junio del año 2009 era martes, se me apareció en mi empleo con todo y bulto ya que tenía que alzar vuelo desde Santo Domingo al país donde vive ahora, tremenda sorpresa que me llevé y no le dije a ella pero... Contuve mis emociones ya que quería vociferar de la alegría por tenerla face to face, pero no podía...Esta foto fue tomada ese día a la cual ella tituló " DOS BLOGUERAS SE CONOCEN" y hasta nos botaron del parqueo en donde fue tomada, jajajaj...

SARAH ( MI INDIA), gracias por decir Sí, TEN PACIENCIA, CUENTA CONMIGO, ERES MI AMIGA, POR ESTAR, POR SER Tú y lo más importante por hacerme sentir que en Cristo Jesús somos HERMANAS, aunque no sea de sangre...

TUS PALABRAS Y ESE DíA NUNCA LOS VOY A OLVIDAR QUEDARáN COMO UN TESORO EN MI CORAZóN Y LOS GUARDARÉ CON GRAN EMOCIóN... TE QUIERO UN MONTóN.



Foto: Contribución de Sarah Valerio.

2 comentarios:

Libelula De Azul dijo...

Gracias, amiga, por tus palabras! Siempre puedes contar conmigo... Siempre! Aunque estamos lejos, estamos muy cerca en nuestros corazones.
Eres una lucecita de paz y de cariño que Dios me puso en el camino!
Gracias por tu amistad y tu confianza!

Meli dijo...

Gracias mi india bella, por sentir eso y expresarlo de esa manera, y más cuando dices que soy una lucecita de paz y de cariño que te puso Dios, porque bien sabes que también pienso y siento lo mismo...

Gracias a Dios que permitió que tú exisitieras.