lunes, 8 de marzo de 2010

SIGUE LLOVIENDO



Tercera Parte y Final

Prácticamente estabas solo, estabas con tu madre, pero se que eses vacío que llevabas por dentro te estaba matando.

Todavía estaba en espera de escuchar esa palabra, de que te humillaras pero que va nunca lo hiciste y continuaba en espera.

Pero cambiaste lo reconozco y con eso entendía de que quizás estabas arrepentido, tal vez fue por lo que te pasó.

Estuviste cerca de la muerte pero fuiste salvado precisamente para eso, para que te encontraras contigo mismo y de una vez por todas nos sembraras el amor que tanto nos hacía falta de tu parte.

Fue diferente todo por un tiempo, nos reencontramos todos otra vez, te visitábamos, estábamos al tanto de ti.
Pero después ocurrió algo, otro nuevo ser llegó a la familia un segundo pétalo, que también se hizo flor, era mi segundo hijo, tu otro nieto, volviste a enloquecer, pero de amor por el.

Todo era felicidad y nada de tristeza, ni siquiera pensabas en tu enfermedad (creo).

Pero nada todo acabó, todo se derrumbó, pasó lo que tenía que pasar.

Te llegó la hora a ti y a nosotros la hora del dolor, en mi parte hasta de rabia.

Aquel día 8 de agosto del 2004, partiste sin decir adiós, sin pronunciar ni una sola palabra y no escuché esa palabra que tanto deseaba, pero supongo que en tu interior algo pasó aunque fuera mentalmente.

Lloré, lloré mucho, de rabia, desesperación, incomprensión y de dolor.

Pero todo pasa porque tiene que pasar.
Y sabes qué, aunque no haya escuchado esa palabra que debiste pronunciar a todos que éramos tus hijos y a mami como mujer...y no sé si ellos pero por lo menos yo me quedé con la esperanza muy mía de escuchar ese (PERDONENME), algún día.

Quiero que sepas que yo sí te perdono, que me haces mucha falta, que te extraño y aunque sea en la eternidad espero volver estar a tu lado.

PAPI TE AMO Y TE AMARE SIEMPRE...
-------------------------------------------------------------------------------
No sé donde estás ahora supongo que dormido, pero espero que en el día de tu partida aunque no lo hayas pronunciado ni declarado con tu boca, hayas pedido perdón, que de corazón te hayas arrepentido y que hayas declarado que Jehová es tu salvador; para que así puedas alcanzar la gloria eterna.
Ese es mi consuelo...


MRJ ©


Foto: del autor.
Escuchas: Te regalo La Lluvia - Ana Bárbara y Vuélvete la Luna - Shaila Dúrcal

2 comentarios:

Libelula De Azul dijo...

Meli, siempre existe la oportunidad de perdonar, y qué bueno que te la diste. Eres un ser humano extraordinario!

Meli dijo...

Sí sarah, lo único que ya él no estaba cuando sucedió, pero sé que él sabe que lo amaba a pesar de todo, así como me dí cuenta de lo mismo con su cambio.

Gracias por estar de verdad... Te te quiero mucho.